Extraños en un tren de Patricia Highsmith

sábado, 2 de septiembre de 2017

Strangers on a train se publicó en 1950, fue la primera de todas en ver la luz. Esta edición la conseguí por una colección de El País de 2004. La novela tuvo mucho éxito junto a la película rodada por Hitchcock.


Guy conoce a Bruno en un tren. Ninguno de los dos se ha visto antes, no se conocen, viven en distintas zonas de Estados Unidos. ¿Qué les une? El plan ideado por Bruno para cometer unos asesinatos muy convenientes para ambos. Guy no se toma en serio la idea de aquel extraño que bebe constantemente y echa pestes de su padre. Pero cuando poco después su ex mujer aparece asesinada y Bruno se jacta de haber cometido el crimen teme que la policía les relacione. Para colmo, Bruno está empeñado en que Guy acabe con su tiránico padre.

Fue la primera novela publicada de Patricia Highsmith, todo un éxito añadido con la película que hizo Alfred Hitchcock. Guy es un hombre normal, un arquitecto que quiere abrirse camino, enamorado de Ana pero su ex mujer, Miriam, es un problema. Ella le abandonó por otro y ahora asegura estar embarazada. Guy tiene ciertos ideales de familia y espera conseguirlos con Ana. Que su ex mujer muera le beneficia ya que Miriam se resiste a concederle el divorcio.
Charles Bruno es hijo único, sus padres son muy ricos, la relación con su madre es una diversión constante, siempre están pendientes el uno del otro, se van de vacaciones juntos, la buena mujer sufraga los gastos de su hijo… Mientras que el padre es de otro costal. Siempre definido por el hijo como un avaricioso que lo tiene esclavizado junto a su madre. Siempre quejándose de su estilo de vida, recortándole el dinero, exigiéndole que siga sus pasos. Bruno le odia y tiene un plan perfecto para asesinarlo.

El intercambio de crímenes ha sido un recurso muy explotado, lo hemos visto en novelas, películas y hasta en el C.S.I. Las Vegas. Yo planeo un crimen, te digo cómo hacerlo y lo ejecutas tú para yo tener una coartada para el momento del crimen y un tiempo después hago lo mismo por ti, elimino a quien haga falta mientras tú tienes tu coartada irrebatible. Es un plan bien pensado si no fuera porque nuestro protagonista, Guy, tiene miedo de que Bruno termine acusándole ante la policía de haber instigado el asesinato de su ex mujer y sobre todo que Ana lo descubra y le abandone. Bruno tiene la certeza de no ser descubierto, él afirma que jamás sería descubierto. ¿Pero es tan infalible como él cree?

Extraños en un tren fue la tercera novela que leí de esta autora tras La coartada perfecta y El talento de Mr. Ripley. Ya llevo tiempo diciendo que tengo que volver a hacer la entrada para el blog y por fin he sacado tiempo y la tengo lista para vosotros.

2 comentarios:

  1. Estupenda novela y magnífica adaptación al cine. Me encanta la historia, tiene un suspense muy logrado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Juan Carlos.
    Sin duda una de mis favoritas y la adaptación estupenda aunque Hitchcock hizo sus cambios pero vistas por separado son geniales.
    Muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar