Norte y Sur de Elizabeth Gaskell

miércoles, 21 de junio de 2017

Estoy en contacto con un grupo de bloggeros lectores y a raíz de hablar de este libro se nos ocurrió hacer una lectura conjunta. Os advierto que la trama personalmente no me ha impresionado mucho, más bien decepcionado pero el trasfondo histórico es lo mejor del libro. También es la primera vez que leo a Elizabeth Gaskell, no conocía su estilo y para futuras lecturas estaré más preparado. North and South en el inglés original se publicó en 1855. Esta edición de Alba Editorial es de 2005, muy bonita por cierto.


La protagonista de esta historia es Margaret Hale que vive apaciblemente junto a sus padres en su querido Helstone donde su padre ejerce de párroco. Su vida es tranquila y sencilla después de dejar a su tía en Londres con quien se había hospedado una temporada haciéndole compañía a su prima Edith. Sin embargo su paz se ve enturbiada por la drástica decisión de su padre de abandonarlo todo y arrastrarla a ella y su madre a Milton, una ciudad factoril del norte de Inglaterra. El cambio supone una fuerte impresión para Margaret y la señora Hale que no saben cómo enfrentarse a su nueva vida. Poco a poco los prejuicios de la joven, que piensa que en el norte todos son brutales y poco civilizados, descubre que las cosas no son tan distintas y que incluso en el norte puede llegar a ser feliz.

La trama principal de la novela gira en torno a los Hale. El señor Hale me ha parecido muy simplón, siempre preocupándose por todo, de más. Su mujer al principio me parecía una hipocondríaca siempre quejándose del aire fresco de Helstone y luego en su nueva casa se queja de las fábricas y dice que echa de menos el sur. Cuando Hale sufre la crisis de fe y en Milton se coloca como profesor particular de al parecer un único alumno, el señor Thornton, dueño de una fábrica de tejidos, un hombre muy orgulloso y estirado, demasiado estirado y prejuicioso, que vive con su madre, más estirada todavía y con su hermana, una flor delicada. Lo digo porque Margaret es más o menos de su edad y no tiene las cosas que ella. Los tres forman un cuadro porque lo primero que piensan cuando conocen a Margaret es que ella va buscando marido y le ha echado el ojo. La cosa es que Thornton también se ha fijado en ella pero es tan burro que no se le ocurre tratarla de otra forma que no sea ignorarla.

Margaret me ha caído mejor. Tiene mejor juicio, es una hija amable y bondadosa siempre pendiente de sus padres, en especial de lo ocurrido con su hermano Frederick que tiene que vivir en Cádiz por amotinarse mientras era teniente de la marina de su majestad. Esto no lo toméis por spoiler porque lo explica en el principio. Otra cosa sería si os destripase su final. Margaret piensa que en Milton son todos iguales, obreros sucios, patronos y fábricas por doquier. Sí. Milton es una ciudad obrera pero a medida que va conociendo su entorno, Margaret empezará a ver que no es tan distinta de ellos. Incluso en el norte tienen ideas preconcebidas sobre la gente del sur. Conocerá a Bessy Higgins, una muchacha enferma de los pulmones y su familia, el padre está en el sindicato y tiene grandes ideas. A través de ellos y los Thornton tenemos la visión de las familias humildes y trabajadoras y los patronos ricos. La acción de esta obra se encuentra en pleno siglo XIX, es el momento de la Revolución Industrial, la lucha de clases, las huelgas obreras que buscaban mejoras salariales y laborales pero también la de los reaccionarios que buscan conseguirlo todo por medio de la violencia. Tenemos a los patronos impasibles y unos pocos que atinan a ver un poco más allá y comprender qué clase de vida llevan sus obreros. Es esta parte la mejor del libro sin necesidad de hacer florituras, de una manera sencilla que nos hace simpatizar con personajes como Bessy o Dixon y aborrecer como los Thornton.
A pesar de la trama principal, la novela me ha gustado por su parte histórica y espero seguir leyendo más de Elizabeth Gaskell que por cierto introduce un poco de su situación personal ya que ella también se mudó a una ciudad industrial, Manchester.


La autora
Elizabeth Cleghorn Gaskell nació el veintinueve de septiembre de 1810 en Chelsea, en el distrito de Londres. Su madre murió al poco tiempo del parto y su padre, pastor de la iglesia, se volvió a casar. Vivió con una de sus tías al igual que Margaret, la protagonista de Norte y Sur pero también residió en otras zonas de Inglaterra. Se casó con William Gaskell, pastor unionista como su padre y se trasladaron a Manchester que sirvió de inspiración para sus historias. Al ternó con Dickens, Charlotte Brontë, John Ruskin, Harriet Beecher Stow y el escritor estadounidense Charles Eliot Norton. Murió el doce de noviembre de 1865.

Obra
Mary Barton 1848
Cranford 1853
Ruth 1853
Norte y Sur 1855
Los amantes de Silvia 1863
La prima Phillis 1864
Esposas e hijas 1865

Novelas breves
The Moorland Cottage 1850
The old nurse’s story 1852
Lizzie Leigh 1855
My Lady Ludlow 1859
Round the sofá 1859
Lois the witch 1861
A dark night’s work 1863

Cuentos
The squire’s story 1853
Half a life time ago 1855
An accursed race 1855
The Manchester Marriage 1858 A house tol et coescrito con Dickens, Wilkie Collins y Adelaide Anne Procter
The half brothers 1859
The grey woman 1861
Christmas storms and sunshine 1848


Vida de Charlotte Brontë, una biografía sobre la autora 1857

2 comentarios:

  1. ¿En serio vas a leer más a Elizabeth Gaskell? A mí se me han quitado las ganas. Me presentaron esta novela como su obra cumbre y no sé si es que tenía las expectativas demasiado altas pero me he aburrido mucho. Todavía no la he terminado :-( Eres un valiente.

    ResponderEliminar
  2. jajajja hola Mónica.
    Yo doy una oportunidad por si no he tenido una buena lectura. Igual leo otro y me estrello. Por ejemplo con Dickens no pude seguir Los papeles del club Pickwick pero acabo de terminar Para leer al anochecer y me ha gustado más. Claro que son muy distintos. También la cosa puede ir a peor como con las dos novelas que leí de Mari Jungstedt, la segunda fue peor que la primera. Pero por otra parte hay autores que no volveré a tocar nunca habiendo leído una sola novela como Víctor del Árbol o Paula Hawkins.

    ResponderEliminar