Un mal nombre de Elena Ferrante

lunes, 15 de mayo de 2017

Después de una accidentada lectura de la primera parte de la saga Dos amigas vuelvo con la segunda entrega para hablaros de mis impresiones una vez más. Sí, estáis leyendo bien, estoy siguiendo esta saga, ¿no lo creísteis cuando hice la anterior reseña? Pues aquí está para vuestro deleite. Storia del nuovo cognome en el original es una novela de 2012. Este ejemplar de Lumen es de 2016, viene de la biblioteca. En 2013 Penguin Random House inició su distribución en España.


La historia contada en primera persona por Lenú continúa en el mismo punto donde cortaba en La amiga estupenda en ese instante inesperado que se desarrolla en el primer capítulo. Como no quiero destripar muchas cosas lo dejaremos ahí y ya si queréis leerlo pues sois libres.
Después del primer encuentro me esperaba cogerle más asco a los personajes pero resulta que no. La segunda parte me ha gustado mucho, me he reconciliado un poco con Ferrante. Los personajes no solamente han crecido físicamente ya que la protagonista nos detalla muy poco tiempo esta vez pero tanto a ella como a los demás personajes les ha sucedido de todo. Lenú nos habla del matrimonio de Lila, un matrimonio que desde el primer día se va al desastre con la actitud de Stefano que se revela como un miserable mientras que la propia Lila sufre altibajos que nos llevan a centrarnos en su psicología interna, sus deseos y odios lo que nos lleva a hacernos unas cuantas preguntas. Los amigos del barrio también han crecido, Ada trabaja en la charcutería de Stefano Gigliola, Pinuccia, Carmela entran en la fase de encontrar un novio y estabilidad, Antonio y los demás chicos deben hacer el servicio militar obligatorio, Silvio Solara pagó para que sus hijos Marcello y Michele no tuvieran que ir. De nuevo con los Solara se pone de manifiesto la corrupción, todo funciona con dinero y cuanto más dinero se tenga mejor. Al mismo tiempo este dinero se envidia pero habrá quien no lo desee y busque otras formas mientras que otros lo querrán como símbolo de estabilidad o por ideales filosóficos.
Lenú nos hablará de sus primeros amores y experiencias. A diferencia de su amiga ella deberá trabajar para ayudar en casa y que sus padres puedan costearle los estudios ya que sigue estudiando. Todo el mundo dice que tiene cabeza para ello. La relación con su familia es la misma pero esta vez veremos y hasta llegaremos a comprender un poco a la madre regañona y propensa a los silencios.

Esta segunda parte es muy distinta de la anterior, muy centrada en las relaciones amorosas, los obstáculos económicos y de nuevo las rivalidades entre los personajes. Ya no hay tanta dependencia de Lenú hacia Lila pero el poso sigue ahí. Habrá que esperar al tercer tomo para saber cómo prosigue esta historia. La escritura de la autora nos muestra una vez más la división de clases en el Nápoles de los años cincuenta, diferencias económicas, culturales, ideológicas… Los Solara y ahora los Carracci representan esa “elite” en el barrio. El resto de familias como los Greco o Cerullo son los humildes, los que trabajan duro para conseguir el dinero que nunca es suficiente para las cosas más sencillas. Siempre se asocia la falta de educación a los barrios marginados pero vemos que Lenú tras el colegio sigue estudiando y accede a estudios superiores mientras que sus amigas se han quedado con los conocimientos de la escuela al igual que los chicos. Exceptuando a Alfonso o Nino Sarratore, los demás deben ponerse a trabajar para mantener a sus familias mientras que otros como los Solara han seguido la senda fácil y se han convertido en los jefecillos de la zona, tienen influencia y poder para hacer lo que quieran y tenemos en la novela quien está en contra de ellos y quien procura arrimarse todo lo que puede para rascar lo que caiga. Aparte del tema de las apariencias, la vida en el matrimonio, lo que hombres y mujeres esperan de un matrimonio, aquí no aparecen argumentos feministas pero si hay ejemplos que se pueden dar tanto en la vida real, nuestro presente y como se dieron también en el pasado, en tiempos de nuestras abuelas y más atrás todavía.

Los siguientes tomos son: Las deudas del cuerpo y La niña perdida.

Si habéis llegado a esta reseña y tenéis curiosidad por ver la de La amiga estupenda os advierto que lo que pensaba era muy distinto pero no dejo de poner en claro la excepcional forma de escribir de esta autora o autor (ya sabemos cómo funcionan los pseudónimos). Si has leído la novela y quieres dejar tu opinión eres bienvenido. Si no la has leído pero tienes curiosidad por la autora, dale una oportunidad pero ten presente mi primera reseña. Si no te ha gustado y quieres destripar, te recuerdo que aquí no se admiten spoilers ni faltar al respeto a quien sí le haya gustado la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario