Arthur Conan Doyle

domingo, 29 de enero de 2017


Tercera entrega de el Autor del mes. Esta vez os traigo un autor muy reconocido. Decir Sherlock Holmes es decir inmediatamente Conan Doyle. Os hablo de él a efectos generales, proximamente habrán otras entradas relacionadas con él.

Arthur Conan Doyle nació en Edimburgo, Escocia, un 22 de mayo de 1859. Sus padres, fervientes católicos, lo inscribieron en un colegio regido por jesuitas pero no fue hasta su llegada a la universidad que el joven Conan Doyle manifestó un cambio radical en sus creencias religiosas que ocasionaron su distanciamiento con sus progenitores. Estudió Medicina y ejerció como médico entre 1882 y 1890 en la localidad de Portsmouth. Entre estos años comenzaría a escribir sus primeras obras protagonizadas por el sagaz Sherlock Holmes. En 1898 viajaría a África para la Campaña de Sudán y más tarde iría a la guerra de los bóers (1899-1902). Su intervención le granjearía el título de sir por servir a los intereses de Inglaterra. En la Primera Guerra Mundial participaría como soldado raso. Sus conocimientos de medicina le servirían para dar mayor veracidad a sus escritos.

Manifestó un gran interés por el espiritismo y su defensa escribiendo en 1926 su Historia del espiritismo. Pero el protagonismo de sus obras se vería ensombrecido por la fama mundial de un único personaje, Sherlock Holmes. Se casó en 1885 con Louise Hawkins con quien tendría dos hijos, Mary Louise y Alleyne Kingsley. Su segunda mujer fue Jean Leckie y con ella sería padre de otros tres hijos, Jean Lena Annette, Denis Percy Stewart y Adrian Malcolm. Uno de sus amigos más conocidos fue Harry Houdini.

Murió en 1930 en Crowborough, Inglaterra el 7 de julio a los 71 años de edad víctima de un ataque cardíaco.
                              
Obras con Sherlock Holmes
Estudio en escarlata 1887


El signo de los cuatro 1890


Las aventuras de Sherlock Holmes 1891-92


Las memorias de Sherlock Holmes 1892-93
El sabueso de los Baskerville 1901-1902


El regreso de Sherlock Holmes 1903-1904
Su última reverencia 1908-1917
El valle del terror 1914-1915


El archivo de Sherlock Holmes 1924-1926

El resto de sus obras
El relato de J. Habakuk Jephson 1884
Micah Clarke 1889
The mystery of Cloomber 1889
The firm of Girdlestone 1890
The Captain of the Polestar and other tales 1890
El gran experimento de Keinplatz 1890
La compañía blanca 1891
The doings of raffles Haw 1891
The great shadow  1892
Beyond the city 1892
Lot Nº 249 1892
Jane Annie or the Good Conduct Prize 1893
My friend the murderer and other mysteries and adventures 1893
Round the Red Lamp 1894
El parásito 1894
The Stark Munro Letters 1895
Las hazañas del brigadier Gerard 1895
Rodney Stone 1896
Uncle Bernac 1897
The tragedy of the Korosko 1898
A duet 1899
La gran guerra bóer 1900
The Green flag and other stories of war and sport 1900
Estudios del natural 1901
Sir Nigel 1906
A través del velo 1907
Round the fire stories 1908
The crime of the Congo 1909
La boda del brigadier 1910
The lost Gallery 1911
El mundo perdido 1912
The terror of Blue John Gap 1912
El cinturón envenenado 1913
The horror of the Heights 1913
The british campaing in France and Flanders: 1914 1916
Danger! And toher stories 1918
The new revelation 1918
The vital message 1919
Cuentos de la penumbra y lo invisible 1919
The coming of the Fairies 1921
Tales of terror and mystery 1923
Memories and adventures 1924
The Black Doctor and other tales of terror and mysteries 1925
The dealings of Captain sherkey 1925
El hombre de Arkángel 1925
Historia del espiritismo 1926
La tierra de la niebla 1926
Cuando la Tierra lanzó alaridos 1928
La máquina desintegradora 1929
El abismo de Maracot 1929
The war in South Africa: its cause and conduct

El mito supera al autor.

La fama de Sherlock Holmes había traspasado todos los límites y fronteras llegando a ser más conocido que su creador y el resto de sus obras. Sherlock Holmes era el personaje estrella del momento, todos lo adoraban y pedían más y más de sus casos tanto en forma de novela como relatos cortos. Tal fue la voracidad del público que Conan Doyle, cansado y asqueado de todo esto decidió acabar con su creación en El problema final y dedicarse a otros escritos. Pero la reacción del público fue aun peor. No se aceptaba la muerte del héroe. El autor se vería obligado a resucitarlo para deleitar al exigente público con nuevos casos después de recibir numerosas cartas de súplica y otras de amenaza e insultos. Hijos de puta había, hay y habrá en todos sitios.

4 comentarios:

  1. Me gusta muchísimo Arthur Conan Doyle, pero reconozco que es por Sherlock. He leído una novela que no pertenece al canon holmesiano, "El campamento de Napoleón", y también la disfruté mucho, así que es una pena que solo le conozcamos por su carismático y famosísimo detective.
    Por cierto, ¿sabías que en 1888 algunos londinenses escribieron cartas al alcade y a los periódicos muy indignados porque no se le diese el caso de Jack el Destripador a Sherlock Holmes? Estaban convencidos de que Holmes era real y que solo él sería capaz de descubrir a The Ripper ;-)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Mónica!
    La verdad es que no sabía eso pero sí que he leído que algunos "teóricos" aseguraban que Conan Doyle era de hecho el Destripador. Una pasada pero una teoría loca más. El secreto de Jack seguirá dando vueltas gracias a "alguien" que supo mantenerlo bien oculto.

    Muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. De este autor he leído "El mundo perdido" y "Estudio en escarlata"

    El mundo perdido lo amé, me recordó un poquito a verne, que sabe meter datos cientificos sin aburrir y con Sherlock me pasó lo contrario, me súper aburrí :o pero pienso darle otra oportunidad a tan famoso detective.

    Hasta luego, por cierto me gusta mucho esa iniciativa de "autor del mes" muy curiosa e informativa.

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Melany.
      De Sherlock te recomiendo los libros de relatos antes de las novelas. Especialmente Estudio en escarlata y El valle del terror pueden gustar menos como ha sido mi caso pero El sabueso de los Baskerville y los relatos son de otra pasta, seguro que te gustarán.
      Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar