En las montañas de la locura y otros relatos de Lovecraft

viernes, 29 de julio de 2016

Es el tercer volumen que compré en la Feria del libro de ocasión en marzo y que acabo de terminar de leer. Viene con la edición de Fontana igual que el Necronomicón como parte de la colección de Literatura Universal, consta de cuatro relatos además del prólogo de Francesc Ll. Cardona Doctor en Historia y Catedrático.


Los relatos
En las montañas de la locura
El morador de las tinieblas
El ceremonial
La cosa en el umbral

Los cuatro muy apasionantes con un alto grado de suspense que nos mantiene pegados a las páginas. En las montañas de la locura  tenemos la narración de un expedicionario que había acudido junto a sus compañeros a la Antártida para tomar muestras de rocas y suelos para su estudio por cuenta de la Universidad de Miskatonic. Lejos estaban de imaginar que iban a descubrir algo asombroso y es que en el interior de la Antártida se encuentran unas montañas con formas increíbles que están muy distantes de ser fenómenos naturales. El hallazgo de unas grandes huellas muy extrañas evidencia la vida de algún tipo de animal anterior de los dinosaurios. Una parte de la expedición se adentra en las montañas mientras el resto envían informes de sus primeros hallazgos al Arkham Advertiser. Los informes de los expedicionarios que se adentran en las montañas resultan ser mucho más sorprendentes y extraños de lo que se esperaban al descubrir un enterramiento funerario.

Sabemos por los relatos de Lovecraft que en diferentes partes del mundo aparecen vestigios del culto a Cthulhu siempre en zonas aisladas, que los restos de los llamados Antiguos son muy anteriores a la raza humana, prácticamente el mundo acababa de nacer cuando ellos llegaron de más allá de las estrellas. Pues en la Antártida, antes de cubrirse hielo, se edificó una enorme ciudad donde ellos habitaban. En las montañas de la locura es un relato magistral, es de mayor extensión que los otros tres que le acompañan y está plagado de detalles y detalles sobre esta ciudad perdida, su cultura y su abandono. Un grupo de hombres que en la nada encuentran algo enorme y que sin embargo no debería ser conocido por el resto del mundo dado el espanto que produce. Según el protagonista es uno de sus compañeros, Lake, quien se adentra en primer lugar en estas montañas y envía sus informes hasta que después de una violenta tormenta de nieve se interrumpe su comunicación. Es evidente que investigar en una zona oculta al resto del mundo iba a traer complicaciones.

El morador de las tinieblas se ambienta en Providence donde Robert Blake descubre la existencia de una lúgubre iglesia abandonada al parecer dirigida por una secta conocida como “Sabiduría de las Estrellas” en el Siglo XIX. Blake se arma de valor y entra en el edificio no sin antes notar que los vecinos de la zona evitan el lugar e incluso los pájaros se alejan de su torre. En el interior descubre que las estancias se encuentran abandonadas, aún quedan los libros que los integrantes de la secta utilizaron y en la cima de la torre encuentra una caja con fantásticos relieves.

Un culto extinguido buscaba la forma de atraer al mundo un mal tan poderoso que extinguiría la raza humana pero necesitaba de total oscuridad para poder manifestarse. Lo que juega en este relato es el terror a la oscuridad y lo que en ella habita, algo que no deja de llamar a las mentes más sensibles a pesar de la distancia.

El ceremonial aporta pistas sobre Innsmouth, la tétrica aldea de pescadores que tiene conexión con los extraños sucesos acaecidos en el relato La sombra sobre Innsmouth que espero leer pronto si puede ser. El protagonista debe cumplir con una tradición que exige que cada cien años se celebre un ritual en la población de Kingsport.

De nuevo un culto horripilante donde se descubre la existencia de seres abominables. De momento los relatos relacionados con Innsmouth son desconocidos para mí debido a que no he leído las recopilaciones restantes así que tengo mucha curiosidad por esos detalles que aparecen en El ceremonial y algunos datos que he leído en la parte de Dunwich.

La cosa en el umbral nos lleva a Arkham donde el protagonista revelará la verdad sobre el origen de la locura de su amigo Edward Derby que murió en el psiquiátrico de la ciudad. Edward y Dan habían sido muy amigos hasta que Edward se enamoró de Asenath una tétrica joven que experimentaba con todo tipo de ciencias ocultas. Con el paso del tiempo Edward fue cambiando progresivamente, su cordura se debilitaba asegurando que estaba cambiando de cuerpo sin poder evitarlo.

Junto con Las montañas de la locura es el relato más interesante de esta mini recopilación por el asunto del cambio de cuerpo. Una teoría aportada por Edward habla del comportamiento del difunto padre de Asenath que murió loco encerrado en una habitación. Ella misma parece ser otra demente debido a sus continuos cambios de conducta. Lo tétrico de este relato es cómo a pesar de la distancia que le separa de su esposa, Edward experimenta fuertes cambios de personalidad ante testigos pasando del terror a la normalidad en un abrir y cerrar de ojos.


Han sido cuatro relatos fantásticos que me han abierto más horizontes ante el universo de Lovecraft. Tengo muchísimas ganas de hacerme con las recopilaciones que incluyan La sombra sobre Innsmouth para saber más sobre esas gentes del mar y sobre Los sueños en la casa de la bruja que también el público recomienda leer. Algo que me ha llamado la atención de estos relatos es que los implicados encuentran libros prohibidos como el Necronomicón, los Manuscritos Pnakoticos, De Vermis Mysteriis, Daemonotatreia, Saducismus Triumphatus, Unaussprechlichen Kulten, Book of Echínodernn, Cultes des Goules y Liber Ivonis. Toda una bibliografía del mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario