Tocaba hablar de la sexta temporada de Juego de tronos

martes, 28 de junio de 2016

Terminada la sexta temporada de Juego de tronos toca hablar de lo diferentes que han sido estos episodios respecto a la quinta temporada de la serie, la peor de todas ellas. En este caso ha sido diferente ya que la serie se ha despegado por completo de los libros y ahora sigue su propio camino con intervenciones imagino por parte de George R.R. Martin porque algo del sexto libro habrá en la serie digo yo. Y cierta parte del décimo episodio tendrá que ver con ello espero.
En la quinta temporada reseñé los últimos episodios, esta vez hablaré de la temporada en general para no irme por las ramas. Empezaré diciendo que me incorporé bastante tarde a ver la serie por esa malísima quinta temporada y aguanté hasta el noveno episodio sin ver nada pero eso sí, por redes sociales uno se iba enterando de cosillas como el reencuentro y lo de Hodor. Maravillosas esas formas de hacer spoilers.

A partir de aquí os podéis comer algún spoiler, uno no puede hablar de la temporada en general sin omitir cosas. Es tu responsabilidad lector si te decides a seguir leyendo.

Muertes aparte esta sexta temporada ha estado muchísimo, muchísimo, muchísimo mejor que la quinta temporada. Claro que superar la quinta temporada es pan comido. Tampoco es que las tramas fueran brillantes solo estaban hiladas siguiendo la lógica de la serie y en algunos casos no tanto. Empezaré con la trama de Dorne. Vaya cosa más mala. Uno pensaba que habiendo hecho un buen trabajo con Oberyn Martell, los guionistas esos que tanto dan que hablar iban a hacer lo mismo con Doran y las Serpientes de Arena pero NO. Tenían que hacer de Doran un ser inútil y sus sobrinas a cual más cutre sobre todo Obara que es mi segunda favorita de esas chicas. Matar a Doran y su hijo no es que me diera lástima, era lo que les faltaba para terminar de arruinar esa trama y gracias al Dios de Muchos Rostros no se sabe nada de Dorne hasta el episodio final que se arruina todavía más cuando cogen frases literales de Festín de cuervos solo que cambian los personajes. Fin de Dorne hasta el año que viene.


Arya Stark ha estado bastante jodida esta temporada. La dejan ciega por desobedecer las normas y esa cabrona de la chica de la Casa de Blanco y Negro interpretada por Faye Marsay que parecía más matona de instituto que sirvienta del Dios que menudas palizas le arreaba a la Stark hasta que todo cambia para bien eso ya lo veréis si no habéis empezado todavía la sexta y para los que la habéis visto podéis dejar en los comentarios que os ha parecido su parte. Decepciona un poco sobre todo Jacquen que al parecer se toma las cosas con mucha calma, nada lo altera.


Uno de los personajes más esperados de esta temporada fue Euron Greyjoy el tío de Asha y Theon. Esperábamos, sobre todo los lectores, un señor más siniestro no un simple advenedizo que mata a su hermano Balon para quitar el sitio a sus sobrinos. La trama es tan insignificante que no pasa nada por destriparla. Con lo bien que pinta Euron en Festín de cuervos y sale eso. Es imposible sacarlo todo perfecto como en las novelas lo sé pero esperaba algo más de este personaje. Tenemos la aparición por cierto de Aeron Pelomojado, hermano de Euron y sacerdote del Dios Ahogado que se dedica a ahogar gente en la orilla de la playa pero solo para que traguen agua y hacer ver que el dios los ha bendecido, no por maldad ni nada de eso. Es menos fanático que en la novela. Todos hemos echado en falta a Victarion.


Samwell Tarly ha brillado por su ausencia. Tan solo una aparición de su familia que nos ha sabido a poco, Eli solo aparecía llevando al bebé por cierto. Poco más que decir.

En el Norte, muy, muy lejos sigue Bran con Meera y el señor del árbol que enseña a Bran a proyectarse en el pasado. Gracias a esto tenemos una de las revelaciones importantes de la trama pero es tan mala que mejor no hablar mucho de ella. Tenemos al joven Eddard Stark en uno de los momentos más importantes de su vida cuando se enfrenta a Ser Arthur Dayne, la Espada del Amanecer, caballero de la guardia real para quien no lo sepa, para rescatar a su hermana Lyanna. Mi teoría y la de muchos es que Lyanna fue allí por voluntad propia, la historia que siempre se cuenta es que Rhaegar Targaryen la encerró para violarla muchas veces. Con Bran por cierto tenemos la resolución a uno de los famosos enigmas de la serie que es uno de los spoilers más importantes también porque todo el mundo empezó a hablar de ello. Yo simplemente me quedé sorprendido por esa “explicación” creo que G. R. R. M. tiene algo mejor pensado. Daros cuenta de lo difícil que es no hacer spoiler para quien no ha visto todavía el episodio y se arriesga a leer estas cosas. Y tenemos un personaje que aparece para dar una explicación mazo importante y que dura dos siestas, afortunadamente no muere.


La trama de Daenerys ha ido encabezada por su captura por los dothrakis que la llevan al templo de las khaleesis viudas. Recordemos que en Danza de dragones a ella la encuentran los jinetes pero nos quedamos con la incógnita de lo que iba a pasar. Igual ahora que ha terminado la serie, nuestro autor favorito hace que la maten por llevar la contraria. El caso es que Daenerys se harta de tanto mangoneo y por fin toma las riendas de su destino. Todo muy espectacular y todo eso, los dragones nos regalan algunas de las mejores escenas de los últimos episodios. Qué bonicos son coño.


Tyrion, Gusano Gris y Missandei han sido un trío bastante extraño. Ninguno de los tres se ponía de acuerdo para negociar con los amos esclavistas mientras que Varys al parecer iba a su bola haciendo nuevos amiguitos. Nos enteramos por fin de que sus famosos pajaritos son los niños harapientos, los abandonados de las calles quienes constituían su servicio de información. En Desembarco del Rey, Qyburn, el amigo de Cersei los utilizaba de la misma forma. Ha sido bastante aburrida la parte de Mereen.


Pasamos a hablar de Jon Nieve. Este joven ha pegado un gran cambio durante esta temporada. Estaba cantado que no moría definitivamente es Melisandre quien lo revive y el chico decide dejar de ser comandante de la Guardia de la Noche, eso sí, hace ahorcar a Ser Allister Thorne y los que le metieron los navajazos incluyendo a la zorra rencorosa de Olly. Nadie quiere a Olly.
El caso es que aquí viene un pequeño spoiler porque Sansa una vez huido de Invernalia con Theon se encuentra a Brienne y Pod y la llevan al Muro donde se reencuentra con su hermano mientras que Theon se marchaba a las Islas del Hierro. Un reencuentro muy bonito por cierto, atrás quedaron los rencores y las advertencias de Catelyn para que su hijita no jugase con el bastardo. Sansa ha crecido mucho como personaje pero sigue siendo ninguneada por los hombres. Recordando que los hombres mandan en esa sociedad, ni siquiera ser la última de los Stark, al menos la que está visible, hace que valgan sus derechos como señora de Invernalia. De la nada aparece Petyr Baelish que algunos dicen que tiene un avión a reacción o algo así porque las distancias para él no son nada. Cruzan un par de reproches y ella le da la espalda enfadada.


Como no podía ser de otra forma Ramsay quiere a su mujercita de vuelta. Ese cabroncete la lía bastante antes del noveno episodio acabando con Roose y la pobre Walda que se lleva la peor parte. Pero no solamente eso sino que de la nada aparecen dos personajes que duran dos siestas no digo más. Total que Ramsay quiere pelea y Jon también aunque parezca que no. Davos y Melisandre se convierten en dos de los consejeros del ex comandante hasta que el Caballero de la Cebolla hace un descubrimiento y todo se lía pero se arregla con mucha facilidad. Simplemente con saber que el episodio nueve se llama La batalla de los bastardos os hacéis una idea de lo que pasa. Unas escenas muy logradas las de ese episodio, una de ellas me sobra, la otra es bastante satisfactoria a todos nos gusta la violencia. Sansa tiene que optar por hacer algo descabellado pero oye gracias a ella tenemos la escena final en el décimo episodio.


En la segunda parte del décimo episodio podemos ver el final de las tramas entre las que se incluye al puñetero Walder Frey que se lo pasa bomba con la rendición de Aguasdulces. Hay un par de escenas de Edmure Tully, al actor se le ve más en Outlander. El final de esta trama podemos decir que es aceptable, empanadas aparte. Supongo que en Vientos de invierno tendrá otro final si es que lo tiene.  Si es que algún día lo leemos.


Las escenas de Desembarco del Rey han tenido como puntos fijos la Fortaleza Roja y el Gran Septo de Baelor donde Margaery y Loras están prisioneros acusados de pecados muy feos. Cersei después de sus brutales escenas de expiación planea su venganza. Su enorme caballero me ha hecho mucha gracia rompiendo cabezas, si es que no se puede hablar en público que todo se sabe to-do. Desde su penitencia solo ha tenido disgustos, primero la noticia de la muerte de su hija Myrcella, envenenada por Ellaria Arena en el último episodio de la novena temporada, luego su aislamiento en su propio castillo porque el septón no quiere que escape y tiene a sus clérigos vigilándola. El caso es que el puñetero Gorrión Supremo que no se le puede llamar de otra forma está empeñado en juzgar a Cersei y Margaery mientras que el tonto de Tommen le sigue el juego, es un crio que le vamos a hacer hay que entender al angelito. Cersei sabe muy bien que lo suyo va a ser una resistencia en toda regla mientras que Margaery opta por la sumisión y la cautela tal y como demuestra a su abuela en el mensaje que le hace llegar en las narices de la propia septa Unella. Ninguna de las dos quiere ser juzgada. En cuanto a Loras, el pobre recibe peor trato que su hermana y es fácil que se quebrante. Decimos por fin adiós al inútil de Pycelle, esto no es spoiler, el tío no sale para nada hasta el último episodio, no es para tanto. Quien haya leído Danza de dragones se acordará del epílogo pero como la trama de Dorne, cambiado con otros personajes.

En la primera parte del décimo episodio la mejor de todas, se prepara el juicio para Loras, su hermana y Cersei pero nuestra reina favorita tiene un as en la manga. Simplemente decir que es pura poesía y si habéis visto el episodio estaréis de acuerdo conmigo. Esperaba algo así y qué bonito, muy del estilo de Cersei, me esperaba una venganza pantagruélica y ha pasado. Pero toda venganza tiene sus consecuencias y ella las acepta de la forma más fría posible. La pregunta es, ¿nuestra reina favorita se volverá loca? Creo que por ahí van los tiros.


No he dicho nada de Jaime porque la verdad es que hay poco que decir. Omito bastantes destalles como lo que hace nuestra amiga rubia tampoco quería estar metiendo spoilers a saco. Para después de verano me apetece hablar de algunos personajes en concreto.

¿Vosotros qué pensáis de la sexta temporada ahora que se desliga de los libros? ¿Os ha gustado? Si queréis dejar vuestras opiniones adelante pero recordad las reglas, nada de insultos ni para mi ni para los demás que quieran comentar. Arriba he avisado de los spoilers que es inevitable soltar cuando uno da su opinión sobre la temporada. Tampoco es que sean para tanto. Los detalles jugosos ya sabéis dónde encontrarlos es decir, viendo la serie y haceros vuestras propias impresiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario