El último catón de Matilde Asensi

martes, 10 de mayo de 2016

Quizás la novela más famosa de Matilde Asensi, uno de los mejores éxitos literarios del país. Publicada en 2001, actualmente se puede encontrar en diferentes formatos, en mi caso es un ejemplar de Bolsillo en tapa dura bastante bonita, edición limitada.


SINOPSIS
La mejor paleógrafa del Archivo Secreto Vaticano tiene la misión de transcribir un códice que al parecer contiene las claves de uno de los mayores misterios de la historia de la humanidad, el emplazamiento de los restos de la Vera Cruz de Jesucristo. La doctora Salina junto con el profesor Boswell y el capitán de la guardia suiza Glauser-Röist deberán encontrarla para arrebatarla de las manos de una secta que se dio por desaparecida siglos atrás.

OTTAVIA SALINA: encargada del equipo paleográfico de restauración del Archivo Secreto verá cambiar radicalmente su tranquila vida para acompañar al enérgico Glauser-Röist y el profesor Boswell atravesando una serie de peligrosas pruebas situadas en diferentes partes del mundo. Siciliana de nacimiento, Ottavia pertenece a una numerosa familia tradicional dedicada a peligrosos negocios.

KASPAR GLAUSER-ROIST: capitán de la guardia suiza, un hombre inteligente acostumbrado a dar órdenes y ser obedecido de inmediato. Kaspar tendrá que lidiar con la firme determinación de Ottavia.

FARAG BOSWELL: egipcio copto, sus creencias le obligan a abandonar su país ante el extremismo. Sus amplios conocimientos en arqueología e historia antigua le convierten en el tercer integrante de este trío tan singular.

LA HISTORIA
El cadáver de un hombre etíope aparece con un total de siete cruces incisas sobre su piel. Cada cruz es diferente por lo que se cree que pertenece a una secta que llevaba siglos desaparecida. Junto al cuerpo aparece una caja que contiene tres trozos de madera antigua cuya procedencia llena de estupor a los investigadores. Desde su descubrimiento, la Vera Cruz fue objeto de robos, muertes y guerras. Los fieles no dudaban en robar fragmentos para llevarlos a sus países de origen y venerarlos de forma exultante para mayor gloria de unos pocos. Un grupo de verdaderos creyentes juró recomponer la reliquia arrebatando los lignum crucis de sus lugares de veneración.

OPINIÓN PERSONAL
Fue una de mis novelas favoritas siendo adolescente. Por entonces no se conocía el auge de la literatura juvenil como se conoce a día de hoy. La saga principal era la de Harry Potter pero entre esas nuevas sagas que poco a poco irían creciendo se encontraban algunas novelas como El último catón que entraron a formar parte de las colecciones de los amantes de la literatura con trasfondo histórico religioso. Después vendría Dan Brown y se llevaría todos los laureles pero Matilde Asensi tuvo la osadía de escribir algo distinto, muy alejado de lo que se tiene hoy día por “atacar” lo llaman algunos, más bien de imaginar que hay algo más aparte de la historia “oficial” de Jesús de Nazaret y el cristianismo.
El último catón no ataca a lo bestia sino que invita a pensar, o al menos me hizo pensar en su momento y lo sigo haciendo después de releerlo para hacer esta reseña. Demasiada casualidad que existan fragmentos de la cruz por todas partes como también es casualidad que existan fragmentos de mártires santos, huesos, prendas e incluso leche de la Virgen María como pasa aquí en Murcia. Tenemos una cosa de esas qué le vamos a hacer.
Mi parte favorita fueron las pruebas. Unas pruebas muy ingeniosas a la par que mortales para demostrar la valía y ser merecedores de alcanzar el Paraíso Terrenal. Es una novela muy recomendable al igual que la segunda parte El regreso del catón que trae uno de los temas más controvertidos del cristianismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario