La llamada de Cthulhu de H. P. Lovecraft

martes, 12 de abril de 2016

Hace un tiempo un amigo me prestó El intruso de H. P. Lovecraft y fue una de las mejores lecturas que tuve ese año. Me hubiera gustado encontrarlo en la Feria del libro de este año pero no ha sido posible, de manera que he comprado otros títulos, el primero de ellos acabé de leerlo estas vacaciones. Es un libro bastante pequeñito de Plutón Ediciones de la Colección Misterio editada en 2014.


LA LLAMADA DE CTHULHU: tres diferentes testimonios nos hablan de la locura y depravación de unos personajes que parecen adorar a un dios de nombre impronunciable. El hallazgo de una figura de arcilla que representa un ser deforme con tentáculos realizado al parecer por un joven que asegura haber soñado con ciudades imposibles, muy antiguas.

EL HORROR DE DUNWICH: una zona rural y aislada, un entorno apto para la ocultación de fuerzas poderosas. Los habitantes de la pequeña población de Dunwich siempre han sospechado que el viejo Whateley, que vive con su única hija, se dedica a prácticas que jamás deberían atravesar los muros de su desvencijada granja. Lo inquietante de verdad es el embarazo de su hija a la que no se conoce hombre alguno pero lo peor vendrá cuando nazca el siniestro niño.

LAS RATAS DE LAS PAREDES: Exham Priory ha sido escenario de macabros crímenes perpetrados siempre por miembros de la familia Delapore. Además de eso cuenta con una arquitectura única y muchos secretos. El último miembro de este linaje familiar decide volver a Exham Priory para reconstruirla y devolverle su vieja gloria sin pensar en los siniestros acontecimientos que se sucederán unos a otros.


H.P. LOVECRAFT
Nacido el veinte de agosto de 1890 en Providence, Rhode Island en Estados Unidos, Howard Phillips Lovecraft, autor de novelas y relatos de terror y ciencia ficción, se le considera un gran innovador en este terreno al crear su propia mitología con los mitos de Cthulhu. Su obra se aparta de lo común al usar el terror cósmico, es decir, incluyendo seres de otros mundos, viajes en el tiempo, alienígenas… ante lo habitual que era el folklore típico, brujería, satanismo, espíritus…
Sus padres fueron Winfield Scott Lovecraft y Sarah Susan Phillips, fue hijo único. Ambos progenitores podían presumir de tener antepasados distinguidos, por rama materna se pueden remontar hasta la llegada del Mayflower con los primeros colonos de Massachusetts.
De niño no se le permitía jugar con otros niños ya que su madre no quería que frecuentase a chicos de menos categoría social de manera que el pequeño Howard pasaba mucho tiempo solo estimulando su imaginación visitando zonas apartadas. Tras la prematura muerte de su padre, pasó a estar tutelado por su madre y su abuelo Whipple Van Buren Phillips que lo alentó a continuar con sus lecturas. Con tres años leía de forma fluida, recitaba poesía y con ocho años ya comenzaba a escribir pequeños relatos. Debido a su salud delicada no pudo terminar los estudios, ni siquiera pudo asistir con regularidad al colegio viendo frustradas sus ambiciones educativas. Mantuvo una vida bastante retirada, muy unido a su madre, muchos la describen como una mujer intolerante que le sobreprotegía sobre todo tras morir su padre y su abuelo cayendo en la bancarrota. Murió el quince de marzo de 1937 a la edad de 46 años. Hay muchos datos sobre Lovecraft interesantes fáciles de encontrar en cualquier web, sería demasiado largo de ir apuntando aquí. De la misma forma, hay numerosas publicaciones que recogen sus relatos más famosos como El intruso, La llamada de Cthulhu, En las montañas de la locura, Necronomicón o Los mitos de Cthulhu.

OPINIÓN PERSONAL
Definitivamente una de las mejores lecturas en lo que llevo de año. Es fascinante como alrededor de la figura de Cthulhu Lovecraft creó un mundo caótico que lleva siglos esperando el alzamiento de este dios oculto en las profundidades del mundo. De La llamada de Cthulhu lo que más remarcaría es las numerosas manifestaciones que aparecen del culto a Cthulhu que aparecen no solamente en dementes o fanáticos sino que también se dejan notar en ambientes cultos, entre investigadores que se dedican a profundizar con gran horror en este tenebroso mundo. De El horror de Dunwich remarco la inquietud de todo un pueblo viendo las cosas que ocurren, cosas que ocurren demasiado cerca y ninguno parece tener el valor suficiente para alejarse a pesar de saber qué algo pasa. Y finalmente Las ratas de las paredes me ha parecido redondo, un relato muy logrado con Exham Priory, la típica casa siniestra, muertes y un misterio detrás de otro. No tardaré mucho en empezar los otros dos libros que tengo para seguir disfrutando de este tipo de historias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario