Película y Libro

martes, 23 de febrero de 2016


Ya sé que llevo desde el año pasado diciendo que iba a ponerme en serio con la sección de “Adaptaciones” pero hasta ahora no había tenido ni tiempo ni ganas. En enero hice por impulso la reseña sobre la miniserie que se estrenó hace nada de los Diez negritos de Agatha Christie titulada en la pequeña pantalla And them there were none cuya reseña encontraréis en la sección correspondiente aparte de la reseña del libro en la sección de Christie.

Esta será la primera vez que reseñe una película comparándola con su novela correspondiente. Mientras estaba haciendo hace ya más de una semana la reseña sobre el personaje de la señora Danvers, pensé que sería buena idea hacer una entrada sobre la película y después de mucho pensarlo me puse a ello.

FICHA TÉCNICA
Dirección: Alfred Hitchcock
Producción: David O. Selznick
Guión: Philip MacDonald, Michael Hogan
Música: Franz Waxman
Fotografía: George Barnes
Montaje: W. Donn Hayes
Intérpretes: Joan Fontaine, Laurence Olivier, Judith Anderson, Gladys Cooper, George Sanders, Nigel Bruce, Reginald Denny, C. aubrey Smith y Florence Bates.
País: Estados Unidos
Año: 1940
Género: Suspense
Duración: 130 minutos

Como toda película americana de Hollywood, Rebeca no estuvo falta de roces y demás cotilleos. Uno de los más conocidos es que Laurence Olivier no quiso trabajar con Joan Fontaine ya que él quería que el papel de protagonista recayera en Vivien Leigh, su esposa, pero finalmente Fontaine se llevó el protagonismo. Olivier no vaciló en portarse de forma grosera con su compañera de escena. Para colmo Joan Fontaine estuvo sometida a mucha tensión durante el rodaje no solamente por la actitud de su compañero sino porque Alfred Hitchcock no tuvo reparos en decirle abiertamente que no era aceptada por el resto de sus compañeros de escena por lo que creció su incomodidad durante el rodaje. La intención de Hitchcock era conseguir que la actriz manifestase un continuo nerviosismo ya que consideraba que sus actrices debían ser convincentes. Joan Fontaine no fue la única en sufrir sus métodos.


Rebeca fue la primera película que Hitchcock dirigió en Estados Unidos y fue todo un éxito tanto, que traspasó fronteras y se convirtió en un referente en países como el nuestro. Hay que decir que la película es fiel al libro aunque contiene algunas variaciones. Un detalle importante es que al igual que la novela, la protagonista de la película (Joan Fontaine), carece de nombre. En la novela es ella quien narra desde el principio los acontecimientos ocurridos en Manderley, en las primeras páginas sabemos que ella y su marido han dejado atrás la mansión mientras que en la película se comienza narrando con la famosa frase que da inicio a la novela “Anoche soñé  que había vuelto a Manderley”  después tenemos unos planos del jardín y la casa acompañada de la voz en off de la protagonista pero después retrocedemos en el tiempo hasta que la protagonista conoce a Max de Winter. La película es un enorme flashback.


Me gustó más que ninguna otra la interpretación de Judith Anderson en el papel de la señora Danvers, me gustaba su cara inexpresiva y cómo cambiaba al hablar de su querida Rebeca, del fantasma que a pesar de estar muerta los dominaba a todos. La interpretación de Joan Fontaine también fue convincente, en parte por culpa de Olivier y Hitchcock, ese miedo que sentía en toda la película se hace real para el público. En cambio la interpretación de Laurence Olivier fue más bien seca, demasiado afectada. En la novela, De Winter actúa melancólico, acosado por los recuerdos, sin querer abrirse al amor que le brindaba su nueva esposa.


 Los detalles que cambian en la película son producto del guión, obviamente no se van a reproducir exactamente todas las frases del libro. Por ejemplo en la escena del dormitorio hay varios cambios al igual que muchas de las conversaciones con el mayordomo y los criados. En la novela, la protagonista cuenta con una joven doncella mientras que en la película no tiene a nadie a su servicio, con la mujer que más se relaciona es con la señora Danvers. En la novela mantiene más encuentros con su cuñada Beatrice, la hermana de Max e incluso conoce a una anciana tía de ambos que en la película tampoco aparece. Son detalles que no son significativos, los más importantes se dan en la encuesta judicial y en las escenas siguientes cuando se descubre el velero en el que supuestamente murió Rebeca. Es aquí donde encontraremos más diferencias, la importante conversación entre Max y su esposa, lo que verdaderamente pasó con Rebeca, que por cierto se cambia para el guión y en fin, es difícil ponerse a hablar de detalles porque no quiero soltar ningún spoiler por si alguien no conoce ni la película ni el libro y está interesado.


Hasta aquí mi primer película vs libro, espero que os guste.

1 comentario:

  1. Pues así en general, para ser la primera que haces, está bastante bien, pero la verdad es que es algo difícil hacer una entrada así (dímelo a mi que he hecho unas cuantas y me llevo días para hacer una).

    Una cosa que no sabía es que la había dirigido Hitchcock, algo que sabe una. Lo que sí había leído eran sus métodos "especiales", por no hablar del acoso sexual que hizo a más de una actriz (como el de Tippi Hedren), pero eso ya es exceso de datos rosas.

    En cuanto al libro: lo tengo pendiente y si lo leo y me gusta, puede que me anime a ver la película de paso.

    Un saludo y por mi, haz más entradas de estas, aunque prepárate para el que venga a decir que no se puede comparar un libro con su película.

    ResponderEliminar