El ejército furioso de Fred Vargas

sábado, 26 de septiembre de 2015

Esta es la novena entrega de los casos del comisario Adamsberg que esta vez se enfrentará a una antigua leyenda normanda que deja cadáveres a su paso.


SINOPSIS
Un antisistema que se dedica a prender fuego a vehículos de alta gama se convierte en el principal sospechoso de la muerte de un rico industrial, por otro lado una anciana muerta en su cama llama la atención de Adamsberg ante la actitud del viudo y por otro una paloma que no vuela porque le han atado las patas. Este rompecabezas se va presentando al comisario de la Brigada después de los estremecedores sucesos de “Un lugar incierto” que dio un vuelco a su vida al conocer la existencia de su hijo. Las cosas se complican cuando una mujer recién llegada de Normandía habla al comisario del Ejército Furioso, un grupo de espectros que capturan únicamente a los culpables de algún delito criminal para darles muerte. No pasará mucho tiempo hasta que un cazador conocido por su bestialidad aparezca muerto.

JEAN BAPTISTE ADAMSBERG
Un personaje que ha ido evolucionando desde sus primeros inicios. Pero sigue siendo raro de narices. Nunca se sabe en qué piensa. Parece prestar más atención a una paloma que no se mueve que detener a un delincuente. Vemos cómo su vida pegaba un giro al conocer la existencia de Arnoul, (para saber más hay que leer Un lugar incierto), ahora tiene que lidiar con ese extraño que parece haber heredado su predisposición a pensar en lo más insignificante.

LA HISTORIA
Adamsberg coordina su equipo para poder trabajar en los dos casos a la vez. Por un lado el crimen del millonario Clermont y por otro la misteriosa muerte de Ordebec en Normandía. El comisario irá a Normandía con Danglard mientras que su hijo lo hará de incógnito para cumplir una misión. Esta trama en principio alocada y sin sentido cobra fuerza cuando la mujer que encontró el primer cadáver aparece malherida en su casa. Sabe demasiado por eso la quieren eliminar. El ejército, o la mesnada de Hellequin tiene que cobrarse otras tres víctimas, dos de esas víctimas han sido señaladas por la única mujer que ha sido testigo del paso de estos fantasmas, una mujer implicada en otra extraña muerte. Vargas escribió en apenas 21 días esta novela logrando hacer que lo imposible adquiera significado y cómo unas muertes aparentemente imposibles de realizar se hacen posibles gracias al ingenio de Adamsberg.

OPINIÓN PERSONAL
A medida que voy leyendo más novelas de esta autora le voy cogiendo el truco. Desde la primera que leí, “La tercera virgen” me llamó mucho la atención cómo Adamsberg, a pesar de que parece que está en babia logra unir todos los puntos para señalar al asesino y viendo como Vargas crea sus tramas a partir de elementos engañosamente insignificantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario