Ofrenda a la tormenta de Dolores Redondo

miércoles, 4 de marzo de 2015

Y por fin después de tantos meses de espera puedo completar la triología del Baztán y quedarme con un buen recuerdo de estas tres novelas tan interesantes a pesar de que en un principio chirria un poco los encuentros de Amaia con la chica misteriosa del monte pero parece que podemos darle una interpretación bastante buena. Con Ofrenda a la tormenta Dolores Redondo da por finalizada esta historia aunque bien podría sacar nuevas novelas con la inspectora Salazar, el tiempo lo dirá. Al igual que en las dos primeras, encontramos una criatura mitológica de la tradición navarra, esta vez el Inguma, tal vez la criatura más peligrosa y cruel de las antiguas creencias que se vincula a otras mitologías del mundo antiguo.


ARGUMENTO.
Un mes después de cerrar el caso que la hizo revivir la peor de sus pesadillas, Amaia Salazar permanece atenta al regreso de Rosario pese a que la policía y sus familiares la dan por muerta. El miedo que la ha acompañado toda su vida es suficiente para desconfiar pero mientras tanto debe enfrentarse a un nuevo caso, esta vez la cruel muerte de una niña que aparece muerta en su cuna, todo parece indicar que se trata de una muerte súbita que se da en recién nacidos pero la bisabuela de la niña, una anciana muy tradicional asegura que es obra de Inguma, el demonio asesino de los durmientes. Poco después el padre de la pequeña intenta robar su cadáver dejando en su ataúd una bolsa de azúcar. Arguye que debe entregar a la niña, que se trata de una ofrenda.

LA PROTAGONISTA

AMAIA SALAZAR: tras el brutal caso que la hizo encontrarse de nuevo cara a cara con su madre, Amaia no ha estado tranquila a pesar de que le aseguran que su madre debió de morir en la riada del Baztán pero ella no esta tan segura y eso la enfrenta a su hermana mayor, Flora. No es el único problema con el que tiene que lidiar, el juez Markina sigue prendado de ella y la propia Amaia parece no poder resistirse a sus encantos. Por otro lado la muerte de una niña recién nacida la lleva de nuevo ante un ser mitológico del valle, Inguma, el demonio más cruel de todos. La investigación revelará que no es la primera vez que un bebé es asesinado como ella descubrió en carne propia y que al parecer muchos no quieren que continúe investigando.

JAMES: el americano siente que las cosas no andan bien, no solo ya por las discusiones entre su esposa y su cuñada, las extrañas maneras de Amaia y la amenaza al parecer erradicada, de Rosario. El trabajo y las preocupaciones lo alejan de la mujer que ama y se siente impotente al ver que ella sigue anteponiéndolo todo especialmente después del secuestro de Ibai.

ENGRASI SALAZAR: la anciana tía de Amaia, Flora y Ros continúa preocupada por todas sus sobrinas, especialmente de la pequeña. No confía en el celo que Amaia pone en Dupree, el agente del FBI estadounidense pero lo que más le preocupa es que una sombra acecha a su sobrina, una sombra antigua que nada tiene que ver con lo visto hasta ahora.

OPINIÓN PERSONAL
Ahora que las cosas se han desvelado puedo decir que cada uno puede interpretar a su gusto las apariciones de la joven que Amaia conoce en la cueva de Mari. Aunque en un principio no parecía tener relación estos encuentros y la clara alusión a la magia y la brujería por fin las cosas se aclaran para darnos la verdad y es estupendo ver como la autora ha mezclado magia y asesinato para sacar esta historia. Esta vez he encontrado una Amaia más humana aunque no me gusta ese bajón que pega, los lectores ya sabrán a qué me refiero si es que han leído ya Ofrenda a la tormenta, no lo suelto todo porque no hago spoilers. Mis personajes favoritos, Jonan y tía Engrasi, los dos conocedores de la historia del valle y fieles a Salazar, el personaje de Flora me ha ido atrayendo más ahora que se conocen sus verdaderos motivos y el impactante secreto que guarda. El único que no me gusta es el juez. Demasiado imbécil, un presuntuoso que se lanza encima de una mujer casada, no es que yo vea esto mal que me da igual es porque es tonto y me ha caído mal desde el principio. Otro personaje perfectamente detestable es Rosario y la enfermera Fina Hidalgo, dos mujeres aborrecibles, la primera por razones evidentes y la segunda por lo cabrona.

TRADICIÓN, CRIMEN Y BRUJERÍA
Desde El guardián invisible pasando por Legado en los huesos hemos ido encontrando tradiciones navarras y mitología. El basajaun, el tarttalo y ahora Inguma pero además una diosa, Mari, diosa de las tormentas y diosa madre equivalente a las antiguas culturas ibéricas, sumerias... también lamias y brujas las cuales tuvieron una presencia muy fuerte en Baztán tal y como se atestigua en las crónicas utilizada por la autora para presentarlas, un buen trabajo de investigación es lo que permite incorporar estas tradiciones a una novela de suspense con sus asesinatos bien planificados y motivados por razones sorprendentes. La presencia de aquelarres y prácticas de bujería no abandona ninguno de los capítulos de esta tercera entrega, evidencia patente, las nueces con las que las brujas hacían llegar sus maleficios.

INGUMA
Una de las criaturas más antiguas de la mitología del mundo antiguo. Un genio demonio que se bebe el aire de los durmientes, en especial de niños recién nacidos puesto que son los más frágiles a su alcance pero también adultos. Su forma de matar es aspirar el aire y las almas directamente de la boca de sus víctimas sentándose sobre sus cuerpos para asfixiarlos más rápidamente. También le gusta apretar la garganta de sus víctimas provocandoles una gran angustia. Aparece en la mitología sumeria, japonesa, china... y por supuesto en la vasco-navarra siendo temido en el mundo antiguo. José Miguel de Barandiarán recoge este y otros mitos navarros en su extenso trabajo sobre el mundo vasco. Barandiarán (1889-1991) fue un sacerdote, antropólogo, etnólogo y arqueólogo nacido en el País Vasco que dedicó toda su vida hasta prácticamente su muerte a los 101 años de edad a estudiar el mundo mitológico y etnográfico vasco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario