La sonrisa de marfil de Ross MacDonald

domingo, 20 de julio de 2014

Esta es la tercera novela que reseño de Ross Macdonald y cada vez las leo con mayor interés y emoción. En anteriores reseñas ya he hablado de este autor y de su personaje principal, Archer, un detective dedicado a escarbar en lo más profundo de la conciencia humana y que no se detiene hasta el final. Dentro de poco escribiré varias reseñas dedicadas únicamente al autor o su personaje o personajes más significativos, es una idea que llevo meses queriendo mostrar. Esta es la razón de que en esta reseña no mencione mucho al autor. Para los conocedores del género, Macdonald fue un escritor americano, (1915-1984), reconocido autor del género negro que se casó con la también escritora Margaret Millar y entre sus novelas podemos encontrar La piscina de los ahogados, El blanco móvil, El martillo azul o La mirada del adiós.



SINOPSIS
El detective Lewis Archer recibe el encargo de encontrar a una doncella de color que se ha marchado con  algunas joyas de su señora. Archer consigue encontrarla en un sucio motel donde poco después la chica es violentamente asesinada. A partir de este momento Archer inicia una carrera por averiguar qué se esconde realmente detrás de esta muerte y los motivos de su cliente para querer encontrar a la joven.

LEW ARCHER. Protagonista y detective privado contratado por la señora Larkin para encontrar a su doncella. Desde el principio no siente ninguna inclinación profesional hacia su cliente, sabe que está mintiendo pero no entiende el por qué. Cuando descubra el cadáver de Lucy Champion se verá envuelto en una verdadera red por al cual se mueven Larkin y Lucy de manera demasiado cercana.

LA TRAMA. Toda buena novela de detectives sigue el mismo camino, Macdonald escarba en lo más profundo de sus personajes dotándolos de mentalidad propia con algunos de los ingredientes de la época, no hay que olvidar que es una novela de los años cincuenta, se encuentra la mujer misteriosa, la rubia escurridiza, la enamorada fiel, dinero, secretos oscuros... Siempre hay alguien desaparecido, alguien que sabe demasiado, alguien que busca su propio beneficio. Quizás es por ese sentido realista por lo que tanto me gustan las buenas novelas de misterio, en la vida real te puedes topar con algunos de estos tópicos, en otras novelas lo que cuentan es para pasar el rato y es prácticamente improbable que acaben sucediendo.

1 comentario:

  1. Otra reseña de Macdonald en la que viertes todo tu entusiasmo acerca de este género de novelas y por supuesto, la época en la que está ambientada. De nuevo sacas a flote tu pluma crítica para mostrarnos una lección de como reseñar sin spoiler aún describiendo no solo el argumento, si no también los personajes. Destacas los cánones que suelen seguir las novelas negras de los años 50 una persona de color sospechosa, que acaba asesinada, una amada, una rubia escurridiza, todo envuelto en ese ambiente de trampas y glamour que envuelve la sociedad americana en los años 50. Gracias por traernos esta reseña de un autor que puede resultar desconocido para aquellos que no se interesen de lleno en el género negro pero que según plasmas sería un error no leer jajjaa, Un abrazo :)

    ResponderEliminar