Sin censura: La librería

viernes, 24 de noviembre de 2017


Hoy inauguro una nueva sección del blog en la que hablaré de novelas que creo o considero que puedo dar una opinión más amplia haciendo destripe. El solo hacer destripe cuando reseño una novela que no me ha gustado junto con la contención de introducir los temidos spoiler en las reseñas me dio la idea. Y es que uno se cansa a veces de aguantar las ganas de decir ciertas cosas sobre las novelas que lee y solo puede compartir con quien también las ha leído. Por otra parte pensad en la cantidad de libros de la literatura universal se conoce su trama y final por medio de películas, comentarios de hace décadas y que uno en mayor o menor medida sabe qué ocurre al final. Todo el mundo sabe que Lizzie y Darcy acaban juntos en Orgullo y prejuicio o que Otelo mata a Desdemona, incluso lo de Robb Satrk se sabe y eso que es mucho más reciente.
         
Voy a inaugurar esta sección con La librería de Penelope Fitzgerald. Hace poco subí la entrada correspondiente avisando del advenimiento de esta otra entrada de destripes en la que básicamente voy a contaros por qué yo no considero mega ultra maravillosa la novela.

Primeramente, ya lo dije en la otra entrada, no soy de leer novelas en mitad del bum mediático. Cuando hacen una película de X libro como es el caso, se tiende a buscar con ansia el libro, devorarlo y gritar a los cuatro vientos lo bonito y fantástico que es. Me ha pasado varias veces que he ido por un libro esperando encontrar esas cosas bonitas que pregona la gente y me he metido cada hostia literaria que flipas. Me pasó con Cicatriz de Gómez Jurado, me pasó con La tristeza del samurái de Víctor del Árbol y me pasó con Ángeles y demonios de Brown. Uno se cansa de estrellarse por hacer caso de las entusiastas aclamaciones de cierta parte del público. Cuando salió la noticia de que Isabel Coixet estrenaba peli basada en un libro empezaron los bombardeos. Dio la casualidad que la trajeron a casa y me decidí a leerla descubriendo que La librería, a pesar de ser una novela muy amena, corta y para nada despreciable, esconde un fondo que ha llamado mi atención.

Sé de dos personas que lo han leído y les ha gustado y conozco otras dos que no les ha gustado mucho. Yo me quedo en medio. Porque sinceramente si lo maravilloso de la novela es ver cómo putean a Florence hasta el punto que se tiene que marchar de su pueblo pues mira…

Florence, con la audacia de sus circunstancias, viuda, de mediana edad, residente en un pueblecito y sin apenas medios, decide comprar Old House, una vieja casa que nadie ha tocado en los ocho años que lleva a la venta. Ella por sí misma la acondiciona para instalar su librería, lo único que pide es un préstamo al banco y contratar a quien le haga la obra para poder instalarse. Florence actúa con toda su ilusión pensando en lo lucrativo y lo bien que se lo pasará con su librería. Y aquí vienen los problemas. De golpe la millonetis del pueblo, una señora bien, la invita a un coctel en su casa y como si se creyera la reina le empieza a decir que ella tenía otros planes para Old House. ¿Me explicas por qué tienes que acordarte de una casa que lleva ocho años vacía ahora que la ha comprado otra persona? Se supone que la millonetis aparte es la enterada, la vieja del visillo, la que todo lo sabe. ¿No se ha enterado de las gestiones de Florence para pedir un crédito? La señora bien quiere poner un centro de arte y música no sé para qué. Primera reacción mientras leía ¿quién eres tú y de qué vas?

Lógicamente Florence sigue a su rollo. La cosa funciona bien, pasa una temporada y un buen día la señora bien llega a la librería y decide saltarse a la torera la cola y exigir cosas con la consabida regañina de la ayudante de Florence. Al poco tiempo empiezan a desaparecer los clientes y las amenazas veladas vía abogado de Florence que al parecer “intenta” mediar en este conflicto. ¿Me estás diciendo que la señora bien se cree que puede saltar por encima de cualquiera? Sí. ¿Me estás diciendo que esta señora que no ha movido un dedo en todo el tiempo que Florence montaba el negocio y atendía la clientela, ahora se ofende porque una niña la ha puesto en su sitio? La niña mola. Que alguien me explique el servilismo de esta gente. Novela ambientada en los cincuenta-sesenta. Gente de un pueblo en el que todos se conocen que al principio muy contentos con la idea de tener una librería y que luego de buenas a primeras empiezan a desaparecer. Eso se llama servilismo. Hacer lo que la millonetis dice. Como si ella fuera la dueña de las tierras y los amenazase con expropiarles. ¿Dónde está lo maravilloso aquí? Mientras Florence tiene el negocio todo muy bien. Las putadas que vienen después no son ni bonitas ni maravillosas. Puede ser gracioso en el contexto inglés. Tampoco sé o sabemos lo que quiso transmitir Fitzgerald en su novela. No podemos preguntarle porque está muerta. Que sí, que igual en la peli de Coixet lo hacen de manera graciosa pero yo no le veo ninguna gracia en que al final Florence se tenga que ir de su pueblo de mierda porque se haya quedado sola aguantando pacíficamente a los serviles de sus vecinos.

Igual que yo tiro aquí con mis palabras no me como la novela, simplemente digo que no me parece tan maravillosa como dicen. Que si no llegan a traerla de la biblioteca igual no la hubiera leído hasta el año que viene. Igual no la hubiera leído nunca pero ya ha pasado y aquí estamos. Si habéis leído La librería y os ha gustado tranquilos que no os juzgo tenéis derecho a manifestar vuestra sincera opinión. Si la habéis leído y queréis decirlo en los comentarios sois libres de hacerlo que no muerdo. A menos que me insultéis entonces vamos mal.


Espero que os haya gustado el formato de esta sección. Como veis iré siendo sincero en todas las entradas que le dedique. Habrá de todo desde Jane Eyre hasta Canción de hielo y fuego.

La librería de Penelope Fitzgerald

miércoles, 22 de noviembre de 2017

No suelo leer libros en mitad del bum publicitario y más con una película de por medio. Cuando leo en estas circunstancias pasa generalmente que el resultado es pésimo. Como ha dado la casualidad de que mi hermana lo había encontrado en la biblioteca de la universidad me decidí a leerlo a pesar de su mala crítica frente a aquellas que aseguraban que el libro es maravilloso. Maravilloso no es. Antes de nada os advierto de que la entrada va a ser muy aséptica y que pronto saldrá una entrada repleta de spoilers para yo quedarme a gusto y presentaros un nuevo formato para hablar de mis lecturas. Seguiré poniendo la foto de River Song para que queden claras mis intenciones. La novela se publicó por primera vez en el año 1978. Actualmente podéis encontrarla editada por Impedimenta.


La protagonista es Florence Green, una viuda de mediana edad acaba de comprar Old House, una casona ruinosa que repara para hacerla habitable e instalar en ella su pequeño negocio, una librería, la primera de todo el pueblo. Florence trabaja duro para poder arrancar pero muy pronto comienzan a surgir voces encabezadas por la señora Gamart cuestionando la necesidad de tener una librería y dar otro uso a Old House. Pese a los contratiempos Florence se mantendrá firme luchando por sobrevivir. A grandes rasgos este es el argumento de la novela. Es una historia muy corta, se puede leer en una tarde.

El problema que yo le veo es ese humor inglés tan particular y extraño que yo y mucha gente no entiende. En la contraportada te ponen que es una tragicomedia pero yo me quedo más con la tragedia que con la comedia porque lo de esta gente del pueblo no es normal. Voy a dejar los spoiler para la otra entrada. Decir que no vayáis con las expectativas demasiado altas como ya le ha pasado a algunos. Venga a decir la peña que el libro es precioso y yo no lo veo precioso ni mucho menos. No es que esté condenando la novela, que ya os veo venir con las varas de olivo y mangos de azadones, lo que digo es que La librería tiene un fondo que no es bonito para nada y que no pasa nada por decirlo. Me gusta pero tampoco es para tirar cohetes. Cada uno sois libres de opinar si lo habéis leído y tenéis otra opinión.


La autora
Penelope Fitzgerald nació el diecisiete de diciembre de 1916 en Lincoln, Reino Unido y murió el veintiocho de abril del año 2000 en Londres. Desde muy joven estuvo en contacto con la cultura, su padre, Edmund Knox, fue editor de la revista Punch, su tío fue el escritor Ronald Knox, el criptógrafo Dilly Knox y el estudioso de la Biblia Wilfred Knox. Durante la Segunda Guerra Mundial ella estuvo trabajando para la BBC, en los años sesenta impartió clases en la Italia Conti Academy que era una escuela de arte dramático e incluso trabajó en una librería de Suffolk experiencia que plasmaría en su obra. Fue ganadora del Premio Booker en 1979 por su novela A la deriva.

Obras
Biografías
Edward Burne-Jones 1975
The Knox brothers 1977
Charlotte Mew and her friends: With a selection of her poems 1984

Novelas
The Golden child 1977
La librería 1978
A la deriva 1979
Human voices 1980
At Freddie’s 1982
Inocencia 1986
El inicio de la primavera 1988
La puerta de los ángeles 1990
La flor azul 1995

Cuentos
The means of escape 2000 (publicada póstumamente)

Ensayos
A house of air 2005

Cartas
So I have thought of you. The letters of Penelope Fitzgerald 2008

El secreto de Chimneys de Agatha Christie

domingo, 19 de noviembre de 2017

El secreto de Chimney (The secret of Chimneys) en el inglés original es una novela publicada en 1925. Este ejemplar es de la Editorial Molino. Algunos de los personajes de esta novela aparecen en El misterio de las siete esferas en una trama diferente que se aleja mucho de la que transcurre en Chimneys.


Anthony Cade acepta enseguida la proposición de su amigo Jimmy para llevar a Inglaterra un manuscrito al parecer obra de un eminente político ya fallecido aparte de otro favor. Descubrirá que son muchos los que quieren hacerse con los legajos ya que a su llegada a Londres alguien se cuela en su dormitorio. Por otro lado lord Caterham sufre las insistencias de George Lomax del Ministerio de Asuntos Exteriores que quiere utilizar Chimneys, la casa familiar, para una reunión de alto secreto. Si algo detesta lord Caterham es que el gobierno le moleste con estos favores. Para su sorpresa se divertirá bastante.
Mientras tanto Anthony lleva a cabo la segunda parte del encargo y se presenta en casa de Virginia Revel una hermosa viuda que tiene un dilema entre manos: qué hacer con el cadáver que acaba de encontrar en su gabinete.

Esta fue la primera novela que leí de Agatha Christie tiempo ha. La primera vez no me gustó demasiado pero después de leer otras de sus novelas volví a coger esta y le fui cogiendo gustillo a sus personajes. Definitivamente mi favorito es lord Caterham, es un personaje muy simpático al igual que su hija, los dos muy cosmopolita y divirtiéndose a costa de los demás. En general todos los personajes están muy bien construidos, la trama es la habitual en novelas de la autora escritas después de la guerra. El misterio de la joya desaparecida, el famoso ladrón de guante blanco, la monarquía Herzoslovaquia, (país inventado), la pareja protagonista y el resto de personajes hacen que sea una novela agradable de leer, con su final como siempre inesperado.

La chica de Kyushu de Seicho Matsumoto

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Kiriko llega a Japón procedente de su pequeño pueblo, Kyushu, después de que su hermano Masao sea acusado por la policía del asesinato de una anciana prestamista. La policía asegura tener pruebas irrefutables sobre la culpabilidad de Masao ya que se han encontrado rastros de sangre en sus ropas y precisamente falta el pagaré que él mismo firmó a la prestamista por una enorme suma de dinero. Kiriko cree en la inocencia de su hermano y acude al despacho de Kinzo Otsuka, el mejor abogado del país. Para Otsuka una vez escuchado el relato de Kiriko, el caso no reviste ningún interés y se niega a aceptarlo argumentando que es muy difícil defender a su hermano con tantas pruebas en contra y que además sus honorarios son muy elevados.


A rasgos generales es la idea de esta historia, una mujer desesperada que pide ayuda, un hombre inocente acusado de asesinato, una víctima, un potencial héroe que siguiendo sus propios deseos elige no tomar el caso… Aunque la idea es interesante, la trama es muy, muy repetitiva, una y otra vez analiza lo sucedido, el acusado que pierde un depósito de miles de yenes, su acuerdo con la prestamista para restituir el dinero, las exigencias de la prestamista cuando vence el plazo de pago y este hombre no ha satisfecho la deuda, el móvil del crimen, cómo se cometió, dónde se cometió, el informe forense… todo eso repetido una y otra vez. No te habla de la víctima, tan solo hay un resumen, tampoco hay una investigación dirigida al hijo de esta víctima que se beneficiaría con el dinero que esta señora tenía ahorrado, ni los potenciales deudores cuyos pagarés aparecen en un cajón de la sala de ocho tatamis donde ha aparecido muerta la mujer. Los tatamis son esas colchonetas que hay en las casas que te sientas encima. Lo digo porque constantemente se lee lo de sala de ocho tatamis y ya veo los tatamis como viejos amigos y a la vez dueños de un secreto. Tampoco tienes mucha información sobre el único inculpado. De acuerdo, estuvo en la casa, vale, se llevó su pagaré pero afirma que actuó movido por el pánico, que la encontró ya muerta, que la policía lo ha presionado para confesar y luego se retracta de todo lo que ha dicho. Kinzo Otsuka efectivamente encuentra una prueba a favor del acusado pero cuando ya es demasiado tarde para hacer nada. Kinzo Otsuka el abogado de éxito mantiene una relación extramatrimonial y su principal razón para negarle ayuda a Kiriko es porque iba a reunirse con su amante. El final es muy del rollo predestinación y drama, no me ha gustado el final y se aleja mucho de la solución del problema principal.


El autor
Seicho Matsumoto nació el veintiuno de diciembre de 1909 y falleció el cuatro de agosto de 1992. Su verdadero nombre era Matsumoto Kiyoharu, nació en Kokura, ciudad de la prefectura de Kitakyushu, Japón. Estudió periodismo y no solamente escribió novelas de ficción sino también históricas y fácticas. Algunas de sus novelas fueron adaptadas al cine japonés como The demon o Suspicion. Recibió el Premio Akutagawa en 1952. El Mystery writers of Japan Award en 1957. Premio de lectores de Bungeishunju en 1959. Premio Yoshikawa Eji de literatura en 1967. Kikuchi Kan Prize de 1970 y el Premio Asahi en 1990.

Obra
Saigo’s Currency 1951
The legend of the Kokura Diary 1952
The face 1955
The voice 1955
The chase 1955
The woman who took the local paper 1957
Wait one and half years 1957
Points and lines 1958
El expreso de Tokio (Editado con Libros del Asteroide en 2014)
Walls of eyes 1958
The demon 1958
Amagi-Pass 1958
Zero Focus 1959
Tower of wave 1960
Pro Bono 1961
Inspector Imanishi Investigates 1963
Bad sorts 1961
Black góspel 1961
The globular wilderness 1962
Manners and customs at time 1962
Beast Alley 1964
The complex of D 1968
Central Saru 1968
The finger 1969
Far approach 1972
Fire Street between ancient Persia and Japan 1975
Castle of glass 1976
The passed scene 1976
Vortex 1977
A talented female painter 1979
Pocketbook of black leather 1980
The magician in Nara period 1980
Stairs that shine al night 1981
Suspicion 1982
Street of desire 1983
Straying map 1983
Hot silk 1985
Array of sage and beast 1986
Foggy conference 1987
Black sky 1988
Red glacial epoch 1989
Madness of gods 1997

Libros de historia moderna japonesa
Black fog over Japan 1960
Unearthing the Showa period 1965-1972
Essay of Ikki Kita 1976
February 26 incident 1986-1993

Libros de historia antigua
Essay of Yamataikoku 1968
Japanese Ancient History 1976-1983
From Persepolis to Asuka Yamato 1979

Los elefantes pueden recordar de Agatha Christie

domingo, 12 de noviembre de 2017

Los elefantes pueden recordar (Elephants can remember) en el inglés original es una novela publicada en 1972. Hace unos diez años Editorial Molino sacó esta nueva colección que podía adquirirse en los quioscos por 4,95 €.


La señora Oliver no es amiga de acudir a comidas literarias. Le espanta hablar en público y sobre todo lo que más la aterra es ser abordada por entusiastas lectores que alaben sus novelas y quieran charlar con ella. La señora Oliver afirma que nunca sabe que decir en esos casos, puede decir algo inapropiado, se limita a dar las gracias, intenta esquivar las preguntas recurrentes sobre su detective finés…

En esta ocasión pasa una buena velada hasta que de la nada surge la imparable señora Burton-Cox que está decidida a saber la respuesta a una inquietante pregunta. Antes de formularla, la mujer le revela que su hijo se ha comprometido con Celia Ravenscroft, ahijada de la escritora.
¿la madre mató al padre o fue el padre quien mató a la madre? Esta es la pregunta de la señora Burton-Cox que primero escandaliza a la señora Oliver y que después no podrá sacar de su mente. Tanta es su turbación que pedirá ayuda a su viejo amigo, el detective Poirot para tratar de averiguar lo que ocurrió tantos años atrás.

Este es otro de los crímenes en retrospectiva que investiga Poirot. Otros casos ocurridos en el pasado son La señora McGinty ha muerto, Las manzanas o Cinco cerditos. Con los medios disponibles a su alcance en el presente, tanto el detective como la escritora bucearán cada uno en su estilo para llegar a la verdad. Si os gustan los casos antiguos con pistas que desaparecieron hace tiempo dadle una oportunidad.

Jane Eyre de Charlotte Brontë

jueves, 9 de noviembre de 2017

Lo compré en la Feria del libro de Murcia, me costó apenas cinco euros. Es de la Editorial Planeta editado en 1984. La introducción viene a cargo de Marta Pessarrodona. Después de leer Cumbres borrascosas a principios de año y ver el video introductorio que Magrat de Crónicas de Magrat le dedicaba a las hermanas Brontë en su canal, me llamó la atención la vida de estas tres hermanas y me decidí a leer más obras. Jane Eyre actualmente se encuentra en montones de ediciones por si os da cosa una edición de segunda mano. Yo lo entiendo porque buscando entre los libros de la feria me encontré una edición en rosa castellanizada con un hermoso Juana en su portada.


Siendo un clásico de la literatura mucha gente ya sabrá que esta historia transcurre en una mansión victoriana con sus enigmas y su protagonista es fuerte y decidida. La historia empieza siendo Jane Eyre una niña de apenas diez años que vive bajo la tutela de su tía, la señora Reed pero sufre el continuo maltrato de ella y sus primos. Incluso las criadas de la casa la tratan como un balón alegando que es una niña desagradecida que va a ir al infierno porque es una recogida, no da las gracias a su “cariñosa” tía por todo lo bueno que hace por ella. Si lo bueno es que después de tanto maltrato la mande al colegio de Lowood entonces no haberla recogido. Porque a pesar de que en Lowood tiene una educación y encuentra su lugar en la vida, los primeros meses en aquel lugar fueron un tormento para Jane que sufre el frío, la comida de mala calidad y una epidemia que acaba con la mitad de las niñas internas. Es un fiel retrato del colegio al que fueron las propias Charlotte y Emily Brontë de niñas donde dos de sus hermanas murieron por las insalubres condiciones del lugar. Una vez terminado el colegio, Jane se coloca como institutriz en Thornfield, una casa solariega donde vive el señor Rochester con su pupila, una niña de origen francés. Jane entabla amistad con la pequeña Adele y con la señora Fairfax, ama de llaves de la casa. La actitud de Edward Rochester llamará su atención haciendo aparecer la llama del amor.

Qué decir de esos bondadosos familiares que acogían a sobrinos huérfanos  o primos lejanos cuyos padres también han muerto o no tienen manera de subsistir todos. Con ese trato que sufría Jane me acordaba de la obra de Agatha Christie, Tres ratones ciegos:

- Desde luego, querida, tiene toda la razón. Me he dejado llevar por mi amor a los muebles de época. SI tienes la mesa, debes tener la familia adecuada sentada a su alrededor. El padre con barba, severo y apuesto, la madre prolífica y apagada, once hijos, una gobernanta de armas tomar y alguien al que  todos se refieren como “la pobre Harriet”, la parienta pobre para todo servicio y que está muy pero que muy agradecida por tener un buen hogar. Mire esa chimenea, piense en las llamas que casi abrasan la espalda de la pobre Harriet.”

Solo que en lugar de tenerla de recadera como a Fanny en Mansfield Park, que de esa novela ya hablaré cuando la acabe un día de estos porque me está costando lo suyo, a Jane la castigan y la golpean constantemente empezando por su primo John sobre protegido por su madre que culpa a la sobrina de todo lo que pasa en su casa. A eso se le llama maltrato infantil. Volviendo al contexto histórico, no creáis que se me ha olvidado, era muy común hace cien años que las familias pudientes recogieran a un pariente pobre para que este tuviera una educación o formarse para trabajar en caso de ser varón. En el caso de las mujeres daban una educación justilla y muchas tareas domésticas ya que como no se casaban la mayoría pues podían tenerlas trabajando para ellos sin cobrar un chelín. Así es la caridad en casa de los Reed y en Mansfield Park. Ya os hablaré de la tita Norris.

Jane es una protagonista que en su momento fue un bombazo por ser una joven que se gana la vida, tiene sus propias ideas, ha tenido una buena educación es decir, se ha formado, ha tenido buenas profesoras a pesar de ese desastroso principio en Lowood. Se gana la vida, no es “hija de”, no es hija de ningún clérigo, un arrendatario ni nada por el estilo. Hoy en día sus convicciones religiosas podrían chirriar bastante al público sobre todo la parte final de la novela que se hace un poco cuesta arriba y se convierte en un melodrama precioso. Aunque la historia me ha gustado en general debo decir que la parte final no me ha convencido, demasiados arreglos en mi opinión.

SPOILER
Que después de haber salido Jane adelante por sí misma y después de saber que Rochester tiene encerrada a su mujer porque está loca ya que el divorcio no cubría las enfermedades mentales entonces, y Jane tenga ese hambre y después conozca al clérigo que resulta ser su primo y quiera casarse con ella porque una mujer misionera en la India y además sola no le parecía bien, creo que fue excesivo.
FIN DEL SPOILER
(Quien quiera verlo que lo seleccione con el ratón y ya está. Pero el que avisa no es traidor.)


La autora
Charlotte Brontë nació en Thorton, Yorkshire, Inglaterra, el veintiuno de abril de 1816 y falleció en Haworth, Yorkshire, Inglaterra, el treinta y uno de marzo de 1855. Su padre el clérigo Patrick Brontë fue nombrado rector de Haworth donde toda la familia se trasladaría a vivir. Sus hermanas también fueron conocidas autoras, Emily y Anne Brontë. Tras la muerte de su madre, Charlotte y su hermana Emily serían enviadas junto a sus hermanas Mary y Elizabeth al siniestro internado de Clergy Daughters en Lancashire, lugar donde sus hermanas encontrarían la muerte debido a una epidemia de tuberculosis que se produjo por las malas condiciones sanitarias que lucía el colegio. Este lugar aparece reflejado en la novela de Jane Eyre. Una vez en casa, Charlotte y sus hermanos estimularon su imaginación creando mundos fantásticos cuyas crónicas se recogen solo en parte.
Charlotte se colocó como docente en Roe Head y trabajó como institutriz, ocupación que más tarde aparecería en Jane Eyre. Junto a sus hermanas publicó con pseudónimo una colección conjunta firmada por Currer, Ellis y Acton Bell pero no tuvieron suerte. Jane Eyre, también publicada bajo pseudónimo sería su primer éxito. El destino trágico persiguió a los hermanos Brontë, los hermanos supervivientes murieron de tuberculosis como sus hermanas en el internado. Charlotte enfermaría estando embarazada de su esposo, Arthur Bell Nichols que no pudo evitar que la correspondencia de su esposa saliera a la luz. Elizabeth Gaskell utilizaría para su biografía sobre la difunta autora.

Obras
Poemas 1846
Jane Eyre 1847
Shirley 1849
Villette 1853
El profesor 1857 (publicada de forma póstuma)
Emma (llegó a escribir dos capítulos. La novela se terminó de manera anónima y se publicó con el título de Emma Brown)

Eugenia Grandet de Honoré de Balzac

martes, 7 de noviembre de 2017

Una de las obras más famosas de la literatura universal. Constituye uno de los referentes en la literatura francesa del siglo XIX. La novela se publicó en 1833 y ha tenido numerosas ediciones desde entonces. Yo tengo dos, una de RBA con una encuadernación preciosa de 1991 colección Historia de la Literatura. La otra es de 1999 de la colección Las cien joyas del milenio con el prólogo de Javier García Sánchez. Eugénie Grandet es su título original en francés.


La familia Grandet no es una familia de la capital, ni la mejor de los contornos pero sí posee grandes cantidades de dinero a pesar de que el señor Grandet se empeña en aparentar lo contrario y sea un avaro que regatea hasta la última moneda. Su esposa y su hija forman parte del mobiliario de la casa y las trata con condescendencia como si despachase a unas criaturas. Nanon, la criada para todo es quien más dinero mueve de las tres. El señor confía en ella para las tareas cotidianas. Su hija Eugénie ya es mayor de edad y pronto tendrá que casarse pero su padre parece disfrutar mareando las tentativas de los partidos más provechosos de la provincia mientras que estos suspiran por hacerse con los “millones” que heredará la joven. Los negocios del señor Grandet siempre son certeros y siempre sale ganando, tiene todo su capital bien escondido. Un drástico cambio pondrá del revés la vida de los Grandet y es que sin previo aviso llega Charles, el sobrino que vive en París que trae una carta de su padre sin saber que lleva la desgracia escrita en ella. Su padre se declara en bancarrota y pide a su hermano que cuide del hijo.
Este hecho hará que Eugénie se enamore perdidamente de Charles. Nunca hasta ahora había visto un joven tan fino, con esos modales de la capital, esos trajes, sus buenas intenciones con su familia… Su madre teme la reacción del marido y Nanon disfruta ayudando a su señorita a hacerle la vida más fácil al huérfano. Pero Grandet padre tiene planes para ellos dos escudándose en su escasa economía para mantener a otro miembro de la familia.

Según un estudio de la obra, esto no es una novela romántica pero tampoco dramática ni un tratado de economía dados los ejemplos mencionados por Grandet y su abogado en cuestiones de negocios ni tampoco es una novela de costumbres sino únicamente Balzac relatando una historia tragicómica a veces divertida y a veces absurda que se lee del tirón si uno quiere leerse sus escasas doscientas páginas de golpe o leerla pausadamente a su ritmo.


El autor
Honoré de Balzac nació en Tours, Francia, el veinte de mayo de 1799 y falleció en París el dieciocho de agosto de 1850. Sus padres pertenecían a la burguesía después de que Bernard-François Balssa, nombre de nacimiento de su padre, amasara una fortuna tras lo cual sustituyó su apellido por el de Balzac sin ni siquiera tener derecho a utilizar ese “de” característico de la nobleza. Durante el Directorio, tras la revolución y la época del Terror (1793-1794), se supo situar en los mejores cargos que propiciaron su matrimonio con la madre del novelista, la joven Anne Sallambier hija de un banquero. Sin embargo los progenitores no manifestaron mucho interés por sus hijos lo que hizo mella en Honoré siendo apenas un niño y posteriormente fue enviado a un internado que se regía por una disciplina inhumana. Sus estudios no fueron muy brillantes pese a su paso por otras instituciones. La situación controlada en todo momento por sus padres derivó hacia la Sorbona donde el joven se licenciaría en Derecho pero él decidió encaminar sus pasos hacia la literatura, mundo en el que se encontraba más cómodo. Acabaría conociendo a Auguste Lepoitevin junto al que lograría publicar tres novelas bajo pseudónimo. Sin embargo sufre una época en la que fue hostigado por editores sin escrúpulos escribiendo docenas de obras que a veces ni publicaba con sus propios psuedónimos, obras de diferentes temáticas no todas ellas buenas. Sus primeros auténticos éxitos llegarían con La piel de zapa, La comedia humana, Eugénie Grandet sería el primer gran éxito de ventas. Mantendría amistad con grandes autores del momento como Victor Hugo y Alejandro Dumas. En cuanto al terreno personal  Ewelina Hanska, una condesa polaca sería su gran amor. Un amor tormentoso ya que la condesa le manipulaba constantemente. Balzac se casaría con ella estando gravemente enfermo después de continuas idas y venidas esperando sellar su compromiso.

Obra
Pequeñas miserias de la vida conyugal, 1830-1846
La piel de zapa, 1831
El coronel Chabert, 1832
El médico rural, 1833
Eugenia Grandet, 1834
La búsqueda del absoluto, 1834
Papá Goriot, 1834
La muchacha de los ojos de oro, 1835
La duquesa de Langeais, 1836
El lirio en el valle, 1836
La misa del ateo, 1836
Cesar Birotteau, 1837
Las ilusiones perdidas (I, 1837; II, 1839; III, 1843)
Esplendores y miserias de las cortesanas, 1838-1847
Ursule Mirouët, 1842
Louis Lambert, 1845
La prima Bette, 1846
El primo Pons, 1847
El reverso de la historia contemporánea, 1848